domingo, 16 de diciembre de 2018






DECIMO CUARTA  SINGLADURA

Que corresponde al día 16 de diciembre, domingo, del año 2018.


LEONARDO DI CAPRIO NO FUE  EL  AUTOR DE LA FRASE   SOY  EL  REY  DEL  MUNDO”,  NI JAMES CAMERON LA INCLUYÓ EN EL GUIÓN DE SU PELICULA   “TITANIC”.

EL AUTOR DE ESTA FRASE FUE CASSIUS CLAY / MUHAMMAAD  ALÍ, Y LA PRONUNCIÓ EL DÍA 25 DE FABRERO DEL AÑO 1964 EN MIAMI, TRAS GANAR SU PRIMER TITULO MUNDIAL A   SONNY  LISTON.

Esta es la historia del  porqué se incluyó en la película y porqué la pronunció, en la proa del Titanic, Leonardo DiCaprio.

A cada cual lo suyo.      

Muchos de vosotros, sobre todo los que tenéis la suerte de ser jóvenes, cada vez que escucháis la frese "SOY EL REY DEL MUNDO"  os viene a la memoria la imagen de Leo DiCaprio en la proa del Titanic,  alzando los brazos y gritando: "Soy el rey del mundo", y, lógicamente, pensáis que es una frase escrita por los guionistas de la película, o por el propio James Cameron, y, siento deciros, que ninguna de las dos cosas son ciertas.

La famosa frase la pronunció en Miami, sobre el cuadrilátero  instalado en el Palacio de Convenciones de la capital americana,  donde el todavía llamado Cassius Clay, le arrebató el titulo de campeón del mundo a Sonny Liston.

Al finalizar el sexto asalto, Sonny Liston, con la cara hecha añicos, se dio por vencido y abandonó la pelea.

En ese instante, Cassius Clay, que se encontraba en su esquina, dio un increible salto, se abrazó a su "ángel de la guarda", Angelo Dundee, y, levantando los brazos gritó tres veces: "SOY  EL  REY  DEL  MUNDO".

Esta frase, que todos los medios de comunicación al día siguiente repitieron en sus portadas,  le acompañaría durante toda su vida.

Pero ¿porqué la dijo Leo DiCaprio en la película Titanic?.   Primero hay que decir que la frase SOY EL REY DEL MUNDO no estaba incluida en el guion del rodaje, y que, en un principio,  no le gustó mucho a James Cameron, incluso estuvo a punto de eliminarla, pero viendo varias veces la escena terminó convenciéndole y, sin duda, se convirtió en la frase más famosa de la película.

Pero, ¿ como llegó a  oídos de Leo esta famosa frase?   Fue su 
compañero en esa escena,  el también actor Danny Nucci quien, en una de las muchas pausas del rodaje, comentó con Leo su gran afición por el boxeo y que,  cuando era  más joven,  incluso lo practicó en el gimnasio,  diciendo que le hubiese gustado ser como Cassius Clay y poder también exclamar "SOY EL REY DEL  MUNDO".   
La frase le encantó a Leo Di Caprio y, en el rodaje de la escena en la proa del Titanic la improvisó gritó con todas sus fuerzas: "SOY EL REY DEL MUNDO" ¡¡¡.

Naturalmente, no pienso en escribir aquí la historia de este personaje mítico al que yo tanto admiraba, y admiro.   Para escribir su historia hacen falta varios libros, pero si quiero dedicar unas líneas de esta singladura a contaros los momentos que tuve la gran suerte de pasar a su lado, como su jefe de prensa, en su viaje a España, en el año 1972.

Fue el miércoles, día 12 de julio, del año 1972 cuanto Angelo Dundy, manager y "ángel de la guarda"  de Muhammad Ali / Cassius Clay, me comunica que he sido el periodista seleccionado para responsabilizarme de las relaciones con la Prensa,  durante los días que Muhammad Alí pase en España, con motivo de su combate-exhibición, con Goyo Peralta.

Ya se imaginan que para mí fue uno de los mejores reconocimientos que he recibido en mi carrera periodística.

También tengo que deciros que fue un autentico esfuerzo físico porque, fui  Jefe de Prensa de Muhammad Alí / Cassius Clay, sin dejar de hacer mi programa de "Onda Pesquera", lo que me suponía dormir solo 4 horas cada día, pero, sin duda, mereció la pena¡¡¡

Pasé algunas horas a su lado.   Estábamos alojados en un hotel de las Ramblas de Barcelona, él tenia una planta completa, pare él, para su familia y para toda su "corte".

Era un tipo espectacular, pero no solo en el cuadrilátero, sino también fuera de él, espectacular y admirable¡¡¡

Recuerdo la rueda de prensa en Barcelona, como siempre, cuando hablaba de su próxima pelea, se mostraba  desafiante, arrogante,  repetía muchas veces "soy el rey del mundo"¡¡¡, pero le gustaba, sobre todo hacerse una pregunta:  " ¿ Porqué Dios es blanco ? "

A Muhammad Alí le gustaba defender a los negros, sobre todo a los mas necesitados, a los que ayudaba económicamente.

Cuando nos despedimos, ellos regresaban a EE.UU. y yo a San Sebastián, además de con un abrazo, me regaló tres de sus camisas, una era negra, otra roja y otra gris, jamás lo olvidaré¡¡¡

Cuando llegué a casa lo primero que hice fue probarme las camisas pero, o desilusión, eran enormemente grandes, eran de su talla, bastante más "enorme" que la mía. Y  las tres camisas fueron a parar al armario de mi padre, que a él si que le vinieron bien¡¡¡

Pero en esta singladura es obligado que os hable de Angelo Dundee.   Que buena gente era¡¡¡     Fue el  "Ángel de la Guarda" de Muhammad Ali, su protector, su manager, su entrenador, fue una persona imprescindible en la vida de Alí. Yo lo apreciaba mucho, y no solo porque me eligió como Jefe de Prensa, sino porque hablé mucho con él y, durante muchos años, mantuve una "relación postal" muy entrañable.  

Al despedirse me hizo prometerme que continuaríamos nuestra relación, aunque fuese "postal", y así lo hicimos.  Además, al darme la mano como despedida,  en la puerta del hotel, si quitó el reloj y me lo dio diciendo, "así no te olvidaras de escribir".  Conservo como un tesoro este entrañable recuerdo¡¡¡

Muhammad Alí /  Cassius Clay, murió, de un "choque séptico" el día 3 de junio del 2016, en Scottsdale, Arizona, EE.UU.  tras sus últimos años soportando la enfermedad del Parkinson, pero para que os hagáis una idea de la grandeza de este hombre, durante sus últimos meses de vida, repetía a las personas que le visitaban:  "Yo he sido el rey del mundo, pero nunca he dejado de ser una persona  normal, como todas las demás,  y  para demostrarlo, verme como estoy ahora¡¡¡

Angelo Dundee murió, de un infarto agudo de miocardio , el día 1 de febrero del año 2012, en Tampa, Florida, EE.UU. a los 90 años, rodeado de su familia.        La frase que yo más le escuché a Angelo Dundee : "Lo importante en el boxeo, y en la vida, no es el caerse, sino el saber, siempre, levantarse¡¡¡".  Que buena persona fuiste Angelo¡¡¡

Dios los tenga a su lado¡¡¡














miércoles, 12 de diciembre de 2018


Día miércoles 12, del mes de diciembre del año 2018



DECIMO  TERCERA  SINGLADURA:

Tocar  un  mito:  Un sueño  que  se  hace  realidad.


TOCAR EL TITANIC ¡¡¡


¿¿¿ Que sensaciones se pueden tener cuando una persona consigue tocar a uno de sus mitos ???.
La verdad es que se siente una extraña reacción. Es una sensación parecida a un sueño. En principio no te lo crees y piensas, de verdad, que estás soñando, y cuando ya ha pasado, y has tocado a tu mito, todavía parece que no ha sido real, sino que todo ha ocurrido en un sueño¡¡¡

Yo nunca pensé, ni en mis mejores sueños, que algún día iba a poder tocar a uno de mis mitos: EL TITANIC ¡¡¡

Y era verdad¡¡ Estaba tocando el casco del TITANIC, mejor dicho, una parte del casco del TITANIC.

Este sueño se convirtió en realidad en el mes de abril del año 2005.

Ese año, la compañía norteamericana PREMIER, responsable de la conservación de los objetos del Titanic que se han recuperado del fondo del océano, accedió a una petición para que nos permitiese poder ver en España la pieza más grande del Titanic que se ha logrado subir a la superficie.

Teníamos, en aquellas fechas, la exposición en Bilbao, y el presidente de la compañía PREMIER accedió a nuestra petición, y eso nos permitió exponer la pieza ¡¡

Pero ahora permitirme que os cuente la historia de esta pieza histórica:

La pieza fue descubierta en el lecho marino, a 3.963 metros de profundidad, en la expedición de búsqueda y recuperación organizada por la compañía PREMIER en el año 1.996. 

Una vez localizada, se intentó una complicada maniobra de recuperación mediante balones gigantes de aire. Cuando la pieza se encontraba a unos 500 metros de la superficie, las cuerdas que sujetaban la pieza a las bolsas de aire se rompieron y la pieza volvió a descender hasta el fondo del mar. 

Afortunadamente, se pudo marcar la zona donde se posó para intentar recuperarla en futuras generaciones.

Finalmente, dos años después del primer y fallido intento, la expedición llevada a cabo en verano de 1.998 consiguió recuperar la pieza. El sistema de cuerda y bolsas de aire había sido reforzado y la pieza fue lentamente ascendiendo desde el lecho marino hasta la superficie en un delicado viaje que duró casi 3 horas. Desde ese momento se había convertido en la pieza más grande (tanto en tamaño como en peso) jamás recuperada de los restos del Titanic.

Nada más colocada en la popa del Abeille (buque de recuperación), los conservadores comenzaron el proceso de mantenimiento de la pieza. 

Desgraciadamente se comprobó que la pieza, de 13 toneladas de peso, eran en realidad dos piezas que permanecían unidas por una frágil sucesión de remaches que amenazaban con desintegrase rápidamente. 

Se tomó la decisión de separar las piezas antes de que las bacterias que carcomían los remaches se extendiesen a toda la pieza. De esta forma, la gran pieza quedó dividida en dos partes, una de unas 10 toneladas de peso y otra, algo más pequeña, de 3 toneladas. Esta última se conocería, desde ese momento, como la "pequeña gran pieza".

La "pequeña gran pieza" mide más de 2 metros de ancho y 3 de alto. Pesa 3 toneladas y está catalogada dentro de la colección de objetos originales del Titanic con el número 98/0001.A2.
La pieza pertenece a la parte de estribor del casco del Titanic. Estaba situada algo por detrás de la tercera chimenea, y correspondería a la altura de la cubierta E. Los dos ojos de buey situados en la parte alta de esta pieza eran los miradores de una galería de primera clase, mientras que los dos situados en la parte inferior eran las ventanas de una sala de limpieza de platos y una sala donde se guardaban la vajilla. 

En las fotografías que os adjunto podéis ver cuando la chapa, acompañada por buzos, esta a punto de llegar a la superficie.

En otra de las fotografías me acompaña una de las directivas de la compañía PREMIER (siento no recordar su nombre) que se desplazó a Bilbao para dirigir los trabajos de colocación de la pieza en
la exposición.


viernes, 7 de diciembre de 2018


Día 06, jueves,  del mes diciembre del  año 2018.


DÉCIMO  SEGUNDA  SINGLADURA

Quiero daros las gracias y pediros perdón...

Te quiero  hijo mío:  Va  por  tí  Eduardo¡¡¡


Fue el 5 de noviembre del año 2012 cuando escribí, en este  Blog (el único que tengo) y, en esa fecha,  os decía que me disponía a reanudar el relato de mis singladuras....pero no cumplí mi promesa, por eso os pido PERDÓN. 

Muchos de vosotros, bueno, para no exagerar, algunos de vosotros, durante este tiempo de ausencia, me habéis animado a que volviese a escribir y, de verdad, por vuestros ánimos, muchas GRACIAS ¡¡¡

Y porqué he elegido un día como el 6 de diciembre para reanudar mi contacto con vosotros después de 6 años de "ausencia"???.

Ahora intentaré razonar el motivo:

Lo que os voy a relatar ocurrió  un día 6 de diciembre, pero del año 2000.   Me encontraba en mi casa de Ampuriabrava (Castelló d'Empúries) Girona,  cuando, sobre las 4 de la tarde,  sonó el teléfono de casa (maldito teléfono).   Una voz de mujer, entrecortada, llorando, me soltó:  "Jesús, Eduardo ha muerto"¡¡¡  (Eduardo era mi hijo)¡¡¡   El grito de angustia que debí dar debió ser estremecedor,  porque se escuchó desde muchos metros de distancia de mi casa¡¡¡

Solo las personas que habéis perdido a vuestro ser más querido, nadie como un hijo, sabéis lo que, de verdad, significa el dolor.   Es un dolor tan intenso que se parte el corazón, pero es que,  realmente, físicamente,  se parte,  y produce un dolor tan intenso que te alegrarías si la muerte también te llamase a ti en ese momento¡¡¡   Esto, seguro, lo entenderéis muy bien los que habéis perdido un hijo (Ojala no seáis nadie de vosotros).

El viaje, en coche, desde Ampuriabrava hasta Zarautz (Guipúzcoa) fue un auténtico calvario¡¡ (Aquí quiero recordar, y agradecer,  una vez más, a  Cipri  Lacalle por su gran ayuda,  pues no dudó ni un solo instante en ponerse al volante de mi coche y llevarnos, permanecer a nuestro lado  y volvernos a regresar  a Ampuriabrava.  Gracias Cipri, por ser, como toda tu familia, tan  buena gente¡¡¡.

La vida es así de dura:  Solo te deja dos caminos, o la dejas,  o continuas adelante, a pesar de todo¡¡¡

Nunca, en estos 18 años que han transcurrido, he tenido fuerzas, ni ganas, de hablar de cómo, y porqué,  murió mi hijo Eduardo, pero hoy lo haré, tal vez porque creo que se merece que todos sepan cómo y porqué murió.

Primero tengo que decir que Eduardo era un apasionado del submarinismo.  Le gustaba tanto que,  cuando le quería regalar algo,  él solo me pedía instrumentos que podría utilizar en sus inmersiones submarinas, por lo tanto tengo que decir que murió haciendo lo que más le gustaba: practicando  submarinismo¡¡

Porqué murió?:  Estaba, junto con dos compañeros más, haciendo trabajos submarinos frente a la playa de Gros, en San Sebastián.   Trabajaban a unas profundidades muy peligrosas (la empresa fue condenada).   Cuando Eduardo estaba descendiendo, casi a mitad de camino,  se encontró a su compañero que ascendía, sin aire en sus botellas y sin poder respirar,  por lo que Eduardo acudió en su ayuda, se quitó la válvula de aire que él llevaba puesta y se lo colocó a su compañero en la boca para que pudiese respirar¡¡¡

Su compañero, seguro sin darse cuenta, y muy mermado de fuerzas, continuó su ascenso a la superficie, respirando con la "válvula de boca"   de Eduardo.   Estoy convencido, de verdad, que, en aquella trágica situación, y sin apenas fuerzas, no se dió cuenta que dejaba a Eduardo, a muchos metros de profundidad, sin poder respirar,  porque le había dejado su válvula de aire¡¡¡

La Guardia Civil del Mar, que levantó el atestado, me intentó  consolar diciendo que la muerte bajo de superficie de la mar es una muerte "dulce" que no se sufre..... no lo sé, pero a mi me interesa creerles¡¡¡

Aunque ya han pasado 18 años, a mi me continúan doliendo los ojos de llorar, igual que ahora mismo,  pero quiero hacerte, mi querido hijo, este pequeño homenaje público, porque el privado, cuando estoy solo y pienso en lo que hiciste, ese homenaje, bien lo sabes tú,  te lo hago cada día¡¡¡

Viviste siendo un hombre, un joven ejemplar,  y entregaste tu vida, ayudando a salvar otra.

Marina, "mi nieta mayor", sigue presumiendo de tu querido padre, porque tienes mucho motivos para hacerlo¡¡¡

Te quiero mucho hijo mío.....es muy difícil estar más orgulloso de tí.  Te quiero mi vida ¡¡¡

(He intentado añadir una fotografía de Eduardo, pero os confieso que no he sabido hacerlo. Perdonarme)






lunes, 5 de noviembre de 2012






DECIMO PRIMERA SINGLADURA

Me enamoré de una gran dama......


No era una cita a ciegas, pero casi. Yo conocía su rostro pero ella no tenia ni idea de cómo era yo. Naturalmente estaba nervioso. No era ésta mi primera cita, pero he de decir que –ciertamente- era una “muy especial”. Estaba emplazado a conocer a una dama inglesa para disfrutar a su lado de una velada en su propia casa . Para reunirme con ella había viajado más de 2.000 kilómetros en avión, pero estaba seguro de que aquel viaje merecería la pena. El encuentro estaba concertado a través de un amigo común, un historiador sueco originario de Estocolmo. Seguidamente les contaré la historia, pero antes permítanme adelantarles que resultó una velada inolvidable. Creo que para ambos......

Llegamos a la puerta de su casa a la hora fijada, con puntualidad británica. Eran las nueve y media de la mañana de la primera semana de marzo. Los jardines estaban cubiertos de nieve, los termómetros marcaban 4 grados bajo cero, pero confieso que no sentía frío sino nervios. Naturalmente, llevaba un ramo de flores en la mano y la sonrisa en los labios. Llamé a la puerta. La persona que nos abrió nos dijo que Millvina estaba “preparándose” haciendo gala de una natural coquetería femenina.  Muy diplomáticamente nos “invitaron a dar un paseo” y regresar en 30 minutos. Así lo hicimos. Y entonces si, allí la encontré, en el salón principal de su casa, rodeada de recuerdos y de “peluches musicales” de cuya colección presume.

--- Esta usted muy guapa, Millvina…

--- …Y usted muy atractivo.

Esto empezaba bien. Nos habíamos gustado mutuamente. La cita no podía empezar mejor. Para continuar la conversación  le dije que no habría necesitado “prepararse”, que era difícil estar más guapa y casi imposible mantenerse más joven. Ella es Millvina Dean y tiene 94 años… recién cumplidos, eso si.

A ésta casa de las afueras de la ciudad de Southampton han acudido, casi en peregrinación, cientos de periodistas de todo el mundo, pero nunca concedió ninguna entrevista a ningún periodista español. Para mí era un gran honor encontrarme delante de aquella persona y no quería desaprovechar ésta oportunidad única de pasar unas horas a su lado.

A lo largo de mi vida periodística he realizado miles de entrevistas pero les aseguro que delante de Millvina me encontraba tan nervioso como cuando, el director del periódico donde comencé a trabajar, Enrique Cimas me encargó mi primer reportaje.

Estoy tan ansioso que, a estas alturas aún no les he revelado el motivo por el cual se considera a ésta mujer tan importante y tan solicitada por periodistas de todo el mundo. Millvina Dean es, ni más ni menos, la persona más joven que embarcó en el Titanic aquí mismo, en el puerto de Southampton, el día 10 de abril de 1912.

--- Millvina, ¿usted nació aquí, en la misma ciudad desde cuyo puerto zarpó el Titanic?

--- No. Aunque en muchos libros que han escrito sobre la historia del Titanic dicen que yo nací aquí, el dato no es correcto. Yo nací en Londres, el día 2 de febrero de 1912, es decir, 38 días antes de que mis padres embarcaran en el Titanic. De las 2.208 personas que íbamos a bordo del “barco de los sueños”, yo era la más joven.

--- Embarcó toda su familia?

--- Si. Íbamos mis padres, Bertrán Frank Dean y Georgette Eva Light, y mi hermano Bertran.

--- Porque emigraba su familia?

--- Mi padre había soñado siempre con montar una tienda de tabaco en América, más concretamente en la ciudad de Wichita, en Kansas. Ahorró durante toda su vida para poder comprar los billetes del barco y abrir una tienda allí.

--- Tuvo que ahorrar mucho porque para viajar en un barco de esas características hacia falta bastante dinero ¿no es cierto?

--- Si. Trabajó muy duro durante toda su vida, pero lo hacía con ilusión, quería cumplir un sueño. Pero permítame aclararle que viajábamos en el Titanic  en tercera clase, no en primera.

--- Le contó su madre como fue el día en que subieron a bordo?

--- Mi madre nunca quiso contarme nada acerca de sus experiencias en el Titanic hasta que yo cumplí 8 años. En ese momento, cuando me anunciaba que pensaba casarse de nuevo, comenzó a relatarme lo sucedido en el Titanic y en especial cómo lo vivió nuestra familia.

--- Cual fue su primera impresión al encontrarse en el puerto, frente a frente con aquel barco tan impresionante?.

--- Ella siempre dijo que el Titanic era como si en el mismo puerto, hubiesen construido una fortaleza. Era enorme, en altura y longitud; era tan grande que la mayoría de las personas que íbamos a bordo no éramos capaces de verlo en su totalidad.  Disponía de tal cantidad de dependencias que para un pasajero era prácticamente imposible conocer, especialmente para los que viajábamos en tercera

--- Porque eligieron sus padres el Titanic para realizar este viaje?.

--- Cualquier persona en aquel momento lo hubiese elegido. Era el barco más grande, más seguro, más confortable y más rápido del mundo. Sin duda creían que era un honor ocupar un camarote, aunque fuese de tercera clase, en el “barco de los sueños”.

--- Por qué  le llamaban “El Barco de los Sueños”?

--- Porque la mayoría de personas que viajábamos en él, sobre todo la gente más humilde como nosotros, viajábamos para poner en marcha un proyecto. Todos soñaban, igual que mis padres, en comenzar una nueva vida en América. Algunos pudieron cumplir su ilusión; otros, como nosotros, no.

Durante toda la entrevista Millvina ha estado sonriente, yo diría que alegre y feliz, pero en este momento, cuando tiene que recordar el sueño truncado de su padre, su cara refleja desilusión y decepción pero no tristeza. Sus ojos casi no pueden contener la lágrima que está pugnando caer por sus mejillas; pero enseguida se repone, al tiempo que intento provocarle una sonrisa.

--- Millvina, yo le prometo que el próximo día 2 de febrero del año 2007, volveré a visitarla, pero esta vez además de las flores, le traeré una tarta con sus 95 velas.

--- De acuerdo, pero tráigame también una botella de vino dulce español. Me gusta mucho y brindaremos con él.

Ya sonríe. Me mira a través de los cristales de sus grandes gafas y me coge la mano. Yo también cojo la de ella. Creo que necesita afecto y me alegro de contribuir a que vuelva a sonreír.

--- Como eran los camarotes de tercera clase?

--- Eran estupendos. Mi madre los describía como un poco estrechos pero muy acogedores. Sin duda, las personas que viajaban en tercera clase tenían mejores camas en el Titanic que en sus propias casas. además les cambiaban las sábanas y les hacían las camas a diario, cosa que no sucedía en sus casas. El único inconveniente era que, en los camarotes de tercera clase no había agua corriente y la que contenía el depósito del lavabo, no era suficiente para los adultos y los dos niños.

--- Comían bien en la tercera clase?

--- Mi madre recordaba no haber comido nunca tanto, ni tan exquisito hasta entonces. Naturalmente no eran los refinados menús del comedor de lujo de primera clase, pero dudo que, la mayor parte de las personas que viajábamos en tercera, nos alimentásemos mejor en nuestras casas. Además comíamos tres veces al día. Nadie podía pasar hambre.

--- Como pasaban el dia?

--- Al ser viajeros de tercera clase nuestros movimientos dentro del barco estaban restringidos. Mi madre hubiese querido conocer las zonas reservadas a los pasajeros de primera; quería conocer los amplios pasillos, el gimnasio, los baños turcos, las piscinas, las peluquerías, la biblioteca, etc. etc., pero no le fue posible. No nos dejaban abandonar las zonas de tercera clase que era la cubierta inferior en popa y en proa. Además ella era muy friolera, igual que yo, por lo que apenas salía del camarote y de la zona interior. Por lo demás, mi padre se iba con los hombres a jugar a cartas o a charlar. También me dijo que un grupo de pasajeros de tercera clase –irlandeses- formaron una pequeña banda de música y organizaban bailes y canciones para los jóvenes.

--- Como se enteraron del choque del barco contra el iceberg?

--- Lo cierto es que no nos enteramos. Estábamos los cuatro dormidos y nos despertaron los gritos de la gente en el pasillo. Salió primero mi padre para ver que pasaba; enseguida regresó y nos cogió a los tres para llevarnos a cubierta. En esos momentos ya todo el mundo se imaginaba que algo muy grave estaba pasando.

--- ¿Es verdad que los pasajeros de tercera clase tuvieron muchos problemas para acceder a la cubierta de los botes salvavidas?.

--- La versión de todos los supervivientes de tercera clase con los que yo he hablado, incluida mi madre, coinciden en negar tal afirmación. Es cierto que en aquellos momentos críticos hubo mucha confusión, gritos, desorganización… pero dudo que nadie impidiese a ningún pasajero, de ninguna clase, subir a la cubierta de los botes salvavidas.

--- Entonces no es verdad que dichos pasajeros se encontraron las verjas cerradas que les impedían el paso?

--- Ningún superviviente corrobora esa versión de los hechos. Nuestra familia no encontró ningún problema para subir desde los camarotes de tercera clase a la cubierta de los botes salvavidas. Repito, reinaba el caos y la desorganización, pero nadie impidió el paso a las cubiertas.

---  Aquello parecería una “Torre de Babel” ¿verdad?.

--- Cierto. Hay que tener en cuenta que en el Titanic había personas de casi todas las nacionalidades, incluidos diez españoles, y que la tripulación solamente hablaba en inglés. Eso fue un gran inconveniente. En tercera clase viajaban muchos turcos, italianos, franceses, incluso chinos, que no conocían el idioma ingles, ni sabían leerlo. Eso hizo que no entendiesen las órdenes de la tripulación ni los letreros de salidas de emergencia. Fue un caos. El idioma impidió que muchos de los pasajeros salvasen sus vidas.

--- Millvina, su familia constaba de cuatro personas y se salvaron tres. ¿Como ocurrió?.

--- Mis padres eran jóvenes. Eran ingleses. Mi madre era muy guapa y ella, siempre en broma, solía contar que su belleza y su simpatía, le abrió paso al bote salvavidas. Además me llevaba a mí en sus brazos y a mi hermano de la mano.

--- Sin embargo su padre…

--- Mi padre, como la mayoría de los hombres, cedieron su puesto en los botes salvavidas para que los ocupasen las mujeres y los niños. Murió como un valiente, como la gran mayoría de las personas que perdieron la vida en el Titanic. Siempre nos hemos sentido muy orgullosos de mi padre.


--- Le contó algo su madre sobre la historia de los músicos?.

--- Si. Todos los supervivientes coincidieron en manifestar que los músicos de la orquesta del Titanic se comportaron como unos auténticos héroes. Podrían haberse salvado todos, porque como miembros de la tripulación del Titanic podrían haber ocupado el lugar de un marinero en cualquiera de los botes salvavidas, pero ellos eligieron quedarse en la cubierta del barco y continuar interpretando sus obras favoritas con el fin de hacer menos dramático el final que les esperaba a todos.

--Que hay de cierto en que la última pieza que tocaron antes de hundirse el barco fuese la canción religiosa “Cerca de ti Señor”?.

--- En relación a esto hay diferentes versiones. Unos supervivientes dijeron que la última pieza que escucharon fue un vals, otros que una polca, la mayoría, efectivamente, dijeron que era la canción religiosa “Cerca de ti Señor”, aunque muchos declararon que el alboroto era tal, que desde los botes, era imposible escuchar nada. Seguramente eso fue lo que ocurrió.

--- Mientras esperaban la llegada del Carphatia, a bordo de los botes salvavidas cundió el pánico?.

--- No. Las personas que estábamos en los botes salvavidas habíamos perdido, casi todas, a algún miembro de la familia. La gente estaba agotada, rendida, sin apenas ganas de vivir, sin ilusión. No había lugar para el pánico.

--- Como fue la llegada a Nueva York a bordo del Carphatia?.

--- Mi madre fue muy asediada por los fotógrafos y periodistas. Llevaba en sus brazos a la persona más joven del Titanic, además de otro hijo y éramos pasajeros de tercera, por lo que nos hicieron muchísimas fotografías. Aquí tiene una de ellas. La guardo como un tesoro.

--- Y el viaje de regreso desde Nueva York a Inglaterra?

--- Fue a bordo del buque  Adriatic. Allí también mi madre fue la atracción, todos los pasajeros querían tenerme a mí en sus brazos y hacerse fotografías. Mire lo que escribieron en un periódico de la época.

Busca en una carpeta, llena, repleta de recortes de periódicos de la época y me muestra una página del Daily Mirror, del día 12 de mayo de 1912. Este es el texto:
Ella era la mascota del buque durante el viaje, y era tanta la rivalidad entre las mujeres para acunar en sus brazos a este adorable mito de humanidad, que uno de los oficiales decretó que los pasajeros de primera y segunda clase podían sostenerla durante turnos de no más de diez minutos”.

--- Cuando regresaron de Nueva York se quedaron a vivir aquí en Southampton?.

--- Si. A mi madre le gustó esta ciudad. Sin embargo mi hermano y yo fuimos educados con la ayuda de varias fundaciones. Estudiamos en el Greggs  School. Después me ofrecieron trabajar para el Gobierno británico dibujando mapas. Más tarde presté mis servicios en una empresa de ingeniería hasta que me jubilé. Y aquí estoy en éste día, hablando con un periodista español, sin soltarle la mano y mirándole a los ojos.

--- Ya sé que quiere terminar, que puede estar cansada, pero permítame una última pregunta. Usted ha estado en todos los puertos donde recaló el Titanic, pero ¿visitó alguna vez los astilleros irlandeses donde se construyó?.

--- Si. En el año 1996 visité Irlanda del Norte y estuve en Belfast. Fue una visita muy emocionante. Incluso llegue a hablar con algunos familiares de personas que trabajaron en la construcción del Titanic.

No sé como terminar la charla ni como despedirme de Millvina por lo que, después de besarnos, le recuerdo nuestra próxima cita. Será el día 2 de febrero del 2007, entre una tarta con 95 velas y una botella de vino dulce español…

Me alejo de su casa con una sensación agridulce. Triste por haber terminado mi visita pero satisfecho de haber  pasado una agradable velada junto a una espléndida dama. Cuando al despedirme, recibí el beso de esta mujer, sentí en mi rostro la suavidad de la cara helada de un bebé a bordo de un bote salvavidas y la calidez guardada entre las arrugas del mismo rostro después de 94 años. El beso de un mito. Gracias Millvina.


Esta fue la última entrevista....de la última superviviente¡¡¡¡......




lunes, 29 de octubre de 2012



DÉCIMA   SINGLADURA
29 de octubre del año del Centenario del Titanic.



Documental:  "TITANIC: Cien años de historia-Misterios al descubierto."

La verdad es que quería tener un "motivo" para reanudar la navegación de mi querido Blog, El Capitán del Titanic, y, por fin, lo tengo. Ni más ni menos que la "presentación" de un excelente documental, producido por la Fundación Titanic y del que, de verdad, nos sentimos orgullosos.

Voy a tratar de ser breve en esta presentación: En el documental, titulado: TITANIC cien años de historia / Misterios al descubiertol desvelamos los siguientes "misterios" que, a lo largo de cien años hemos estado "alimentando".


*********

LOS VIGÍAS NO FUERON LOS QUE DIVISARON EL ICEBERG

Los vigías que se encontraban de guardia en la "torreta" del palo de proa  NO fueron los primeros que divisaron el iceberg. El primero que lo vio  fue el primer oficial Murdoch, que, a esa hora (23,40 GMT) estaba de guardia, en el exterior del puente, en estribor. En realidad lo que Murdoch vio NO fue un iceberg sino las luces del Titanic reflejadas en la pared negra de la montaña de hielo  que tenía enfrente, por eso entró  gritando en el puente: "Tenemos un barco por la proa. Caña a estribor y atrás toda. Cierren las puertas estancas".

La segunda persona que vio el iceberg fue el timonel de guardia y los terceros los dos vigías de guardia en la torreta.......

*********



EL TITANIC NO  CHOCÓ CONTRA UN ICEBERG
Todos sabemos la diferencia que existe entre "chocar" y "rozar". Es decir, cuando rozamos nuestro coche ( generalmente contra alguna columna de algún parking ), decimos que hemos tenido "un roce". Cuando chocamos contra algo y nuestro coche queda "impresentable" o de "siniestro total", decimos que hemos chocado.
Pues bien, por  lo expuesto, el Titanic NO chocó contra un iceberg, sino que simplemente lo rozó, y lo rozó tan suavemente que NADIE de las personas que iban a bordo se dio cuenta del roce, si siquiera los oficiales que estaban de guardia en el puente. Todos creían que la maniobra ordenada por Murdoch había permitido al Titanic librarse del Iceberg, pero no fue así, porque, aunque el roce fue muy débil, lo hizo en la parte más "indefensa" del casco, lo que hizo saltar los remaches........
  
*********



NI UNA GOTA DE HIELO DEL ICEBERG SE  VIO EN LA CUBIERTA

En varias películas, sobre todo en la Jemes Cameron, hemos visto que en las cubiertas del Titanic caen muchos trozos de hielo del Iceberg, incluso vemos que algún pasajero de primera clase se echa  un trozo en su vaso de whisky, pues bien, nade de eso es cierto. Por la forma del iceberg, y por la aguja que rozó contra el casco, era imposible que ni un pequeño trozo de hielo saltase a la cubierta........


*********



LAS VERJAS  QUE SEPARABAN LA TERCERA DE LA SEGUNDA CLASE NO ESTUVIERON NUNCA CERRADAS
Una de las imágenes que todos tenemos en la retina es la de las verjas cerradas y los pasajeros de tercera clase "encerrados" sin poder subir a la cubierta de botes salvavidas.....pues bien, esas verjas NUNCA estuvieron cerradas mientras el Titanic se encontraba en alta mar. Esas verjas, que hasta no hace muchos años las tenían todos los buques de pasajeros ( yo he navegado en alguno de ellos: "Poeta Arolas", "Río Francolí", "Escolano" etc. ), eran unas verjas impuestas por Sanidad, que había que cerrarlas obligatoriamente cuando el buque entraba en puerto y hasta que pasaban revisión todos los pasajeros y tripulantes, ante los funcionarios de Sanidad, para evitar posibles enfermedades contagiosas.......


*********




EN EL TITANIC NUNCA SE DISPARÓ NI UN SOLO TIRO, NINGÚN OFICIAL SE SUICIDÓ, NO HUBO PELEAS EN EL "ABANDONO DE BUQUE"..............


Todo lo anterior lo podemos comprobar en el documental que hoy les quiero presentar. Este documental lo hemos realizado solo y exclusivamente basado en las declaraciones de los supervivientes. Solo ellos, que estaban allí, pueden contar la verdad de lo que sucedió. No nos valen los guiones de las películas, ni los escritos de los historiadores (cada uno escribe una historia distinta), solo nos vale la versión de los que estaba allí, es decir, de los supervivientes. Con alguno de ellos hemos tenido la fortuna de haber podido hablar, pero sobre todo,  con Millvina Dean, con la que nos unía una estrecha amistad y a la que tuvimos el honor de acompañar en la celebración de sus tres últimos cumpleaños.

Hoy deseo presentarles este documental. Merece la pena verlo, solo son 18 minutos en los que hemos conseguido resumir toda una historia plagada de "secretos y misterios". Queremos poner punto y final con la edición de este documental, que dentro de unos días `pondremos a la venta y que nos ayudará también a recaudar fondos para la Fundación Titanic (que buena falta nos hace)...

Llegado este punto deseo agradecer el trabajo del equipo de ADI PRODUCCIONES, de Valencia, al frente del cual está mi querido y admirado amigo LLuis Miquel Campos, así como Juan Reina y Oriol Caballé.

El DVD se pondrá a la venta la próxima semana. El precio, impuestos y envío incluido, será de 12 euros, pero, vosotros, por ser "titánicos" y por visitar el Blog de El Capitán del Titanic,  lo podéis solicitar al precio único y total de NUEVE EUROS.

Para solicitarlo, solo tenéis que escribir un correo a :

mail@fundaciontitanic.com

Contestaremos a todos vuestros correos.

Punto final. Acabé mi singladura de hoy. Estoy contento de volver a estar a vuestro lado.


Por favor, ser muy felices.

Un fuerte abrazo.

Jesús Ferreiro.

Blog: El Capitán del Titanic.

***************************************