domingo, 20 de mayo de 2012



SEXTA   SINGLADURA:

"Existen tres clases de hombres.....

Como recordareis, la quinta singladura finalizó al llegar yo al portal de mi casa y encontrarme un numeroso grupo de gente llorando y, aunque al ver aquella escena me temía lo peor, la realidad resultó mucho más grave.

Esta triste historia comienza casi un año antes cuando mi tío José ( mi tío americano), regresó a España, más concretamente a San Sebastián, después de permanecer muchos años en Thampa, Florida, EE.UU., donde montó una empresa de alquiler de coches y otra de barcos. Trabajó mucho y tuvo suerte. Pudo ahorrar lo necesario para, una vez cumplidos los 60 años regresar a España.

Mi tío José Alfonsi, (hermano de mi abuela materna, "Mama Pequeña"),  que como el resto de mis antecesores  también había nacido en Corme, quiso emplear todo el dinero ahorrado en América, comprando una barco de pesca, y compró tal vez el más grande de los que encontró. Se llamaba "María Teresa", medía 42 metros de eslora (largo) y se dedicaría a la pesca en modalidad de "bou" (buey), es decir, en solitario y no "en pareja" como estaba de moda en aquella época.

Al mando del "María Teresa" colocó a su hermano Benigno, capitán de marina mercante, y la mayoría de los tripulantes que embarcó eran familiares (primos, sobrinos, cuñados, etc  etc).

Habían transcurrido 6 días de su primera "marea" (viaje de pesca) cuando, con las bodegas llenas de pescado, decidieron regresar  a puerto para efectuar la descarga del mismo. Era una noche oscura, muy oscura, llovía torrencialmente y la visibilidad era mínima, apenas unos metros.

El "María Teresa" tenía su base en el puerto pesquero de Trincherpe y hacia allí se dirigió. La niebla y la torrencial lluvia obligó a extremar todas las precauciones. La mar estaba casi de tormenta, con olas de más de 5 metros de altura y el pesquero, con 15 tripulantes a bordo enfiló su proa con rumbo equivocado y, en lugar de dirigirse a la entrada del puerto se desvió hacia unas rocas de la costa sur de la cercana Francia.

El golpe fue brutal, el "María Teresa" se partió en dos y nueve de sus quince tripulantes fueron barridos de la cubierta y arrojados contra las rocas. Los nueve perdieron la vida. Fue, sin duda, una de las mayores tragedias marítimas de aquellas fechas, con la terrible fatalidad de que la mayoría eran familiares......

La noticia no llegó a tierra hasta el día siguiente, cuando, uno de los supervivientes, sacando fuerzas de donde sólo había dolor, logró subir el acantilado y llegar al pueblo más cercano para pedir ayuda. Ayuda que sólo podía darse a los seis que habían conseguido llegar vivos a las rocas.

Al subir a casa la imagen no podía ser más dramática. Mi abuela, mi madre, mis tías, no paraban de llorar....mi tío José no paraba de lamentarse el haber regresado de América para comprar un barco que, en su primer viaje costó la vida a nueve de sus familiares a los que había intentado ayudar.... allí había esposas, hijos e incluso madres de personas a los que ya no iban a poder ver más...... fueron unas horas que yo jamás he podido olvidar.

Al día siguiente lo primero que hice fue comprar el periódico para intentar saber qué es lo que en realidad había ocurrido y, en el momento de coger el periódico y ver su primera página, me llevé una de las mayores desilusiones de mi vida.

En la primera página del diario "La Voz de España", de San Sebastián, no se decía ni una sola línea del naufragio y, sin embargo, se informaba que...¡¡¡ un trabajador había fallecido en una obra en la localidad de Lasarte!!!.

Sólo en la cuarta página, a tres columnas, se informaba: "Nueve marineros pierden la vida en el naufragio del bou "María Teresa".

¿Cómo es posible, pensé, que una tragedia en la mar, donde mueren nueve personas sea noticia de cuarta página y un obrero muerto en un obra sea de primera página?

Entonces comprendí aquella frase : "Existen tres clases de hombres: los que viven, los que mueren....y los que están en la mar". Y era verdad, la gente de la mar eran gentes de tercera clase, nadie los tenía en cuenta y daba lo mismo que muriesen seis que seiscientos...que más daba...eran gente de la mar..

Leyendo ese periódico, ese día, y viviendo la tragedia que yo estaba viviendo con todos mis seres queridos, le hice una promesa a la Virgen del Carmen (patrona de la gente de la mar).

Los funerales fueron una gran manifestación de cariño, amor y admiración hacia los nueve valientes marinos que perdieron sus vidas en aquel naufragio. La iglesia estaba abarrotada y mucha gente tuvo que seguir el funeral desde la calle. Ese día, y en esa parroquia de San Pedro se lo prometí a la Virgen del Carmen: "Seré periodista sólo y exclusivamente para hablar de la gente de la mar. Tengo que conseguir que las noticias de la mar, las buenas y las malas, se comuniquen igual que las de tierra. Tengo que conseguir que la gente de tierra hable de la gente de la mar".

Ese era mi propósito y comencé a desarrollarlo rápidamente.

Sólo habían pasado dos semanas cuando me volví a vestir de pantalón largo y solicité una entrevista con el director del diario "Unidad" de San Sebastián, que fue el que más información dio sobre el naufragio del "María Teresa".

La verdad es que tuve que llamar más de una docena de veces pero, dada mi insistencia, el director accedió a recibirme. "Por favor, ven a verme a primera hora de la tarde. Te espero a las cuatro y media".

Como se pueden imaginar, a las tres y media ya estaba yo en las cercanías del periódico, dando vueltas por la Avenida de España (hoy Avenida de la Libertad) y, a las cuatro y media en punto allí me presente.

El director era Enrique Cimas Rotondo y nada más verme me dijo: --"Siento mucho lo de tus familiares, son tragedias que a mí, que soy de tierra adentro, me conmueven especialmente. Pero dime, en que puedo ayudarte"--

--"Quiero ser el corresponsal de Unidad en Trincherpe. Quiero escribir noticias de la gente de la mar. Le prometo que no se arrepentirá"-- Se lo solté de golpe y directamente.

--"¿Has escrito en algún periódico o en alguna revista?"--

--"No. Nunca, pero le prometo que aprenderé lo antes posible"--

Enrique Cimas podía haberme dado cualquier disculpa para decirme que no necesitaba ninguna colaboración de alguien que nunca había escrito en ningún medio de comunicación, pero no lo hizo. Hizo todo lo contrario.

--"Bien, tienes lo principal, ilusión, ganas y fuerza. Tus palabras trasmiten seguridad y si eres capaz de trasmitir escribiendo lo mismo que lo haces hablando, podrás llegar a ser periodista, pero te advierto que no va a ser nada fácil. Para empezar, escribe lo que quieras, me lo traes y hablaremos..."

Enrique Cimas Rotondo fue, en realidad, el responsable de toda mi carrera periodística. De no ser por su apoyo en aquellos momentos, yo hubiese continuado instalando enchufes y presentando Festivales Schuss y, casi seguro, la buena gente de la mar hubiese continuado siendo de tercera clase...

Gracias amigo. Gracias maestro. Gracias Enrique Cimas Rotondo. Gracias.

Singladura escrita en una mañana de un lluvioso domingo de mayo del año del Centenario del Titanic.


EPÍLOGO

Hoy quiero estrenar este nuevo espacio al que, después de cada SINGLADURA, llamaremos EPÍLOGO, y en el que pretendo reflejar mis comentarios pegados a la ACTUALIDAD.

Me apetece comenzar este espacio dando las gracias a: Emilia, de La Coruña; Carmen, de Corme; Charo; Rosa; María Josefa, de Marín; Clara, de Valladolid; Serafín, de La Coruña; María, de Bilbao; Ascen, de Tomelloso; Joaquín, de Luanco; Julia, de Ribadeo; Claudia de Santa Cruz de Tenerife y muy especialmente a mi amigo y mi maestro Enrique de quien os hablaré en esta singladura y enseguida comprenderéis por qué lo quiero tanto y por qué le llamo mi amigo y mi maestro. A todos deseo daros las gracias porque habéis "colgado" vuestros comentarios en la última singladura.

También quiero agradecer muy especialmente a María Josefa, de Marín, que me ha ayudado a recordar aquel episodio de Onda Pesquera, cuando tuvimos que recaudar dinero entre nuestros oyentes para liberar a su padre y a 5 compañeros más que estaban retenidos por los militares marroquíes en el puerto de Dajla, al sur de Marruecos.

También a mi colega María, de Bilbao, a quien tengo que darle la razón porque es verdad que vuestros comentarios hacen que este Blog resulte más interesante. Yo os confieso que los leo todos los días y cada vez me gustan más, por eso animo a todos los lectores de este Blog que envíen sus comentarios. de cualquier tipo, para que este Blog resulte de máximo interés.

Naturalmente, no quiero dejar de agradecer a: Isabel, Gonzalo, Oscar, Neiner, Lito, Rocío, Gloria, Mari Carmen, Eneida, África y Sara, por pertenecer a mi grupo de SEGUIDORES, al cual os animo para que todos forméis parte de él. Gracias

Jesús Ferreiro.
www.fundaciontitanic.com
. . . - - - . . .



15 comentarios:

  1. Gracias Jesús. Gracias paisano. Esta singladura ha sido super emotiva e interesante. Lo he pasado muy bien leyendo tu blog y, tienes razón, los comentarios le dan mucha fuerza.
    Animo y, si puede ser, en lugar de uno, escribe dos comentarios cada semana.
    Un fuerte abrazo.
    Ismael. Carballo (A Coruña).

    ResponderEliminar
  2. Capitán, lo has descrito tan bien que, aunque hace ya muchos años que sucedió, me lo has hecho vivir con emoción y casi con lagrimas. Lo siento porque he visto que lo pasaste muy mal, pero te has pasado la vida luchando para favorecer a los hombres de la mar. Yo era uno de tus oyentes diarios de Onda Pesquera. ¡ vaya programa de radio¡ Eres un tipo genial y admirable. Gracias Jesús Ferreiro por ser tan buen comunicador.
    Un fuerte abrazo desde Donosti.
    Julian Eguizabal B.

    ResponderEliminar
  3. querido capitan,aquellos momentos debieron de ser muy duros.Un tremendo maremoto de dolor,para ti y tus seres mas queridos,donde nada se puede hacer para evitar la devastacion.Tambien se ve,que en tu corazon,no cabe el rendirse ante la adversidad,sino bien al contrario, sacando fuerza y decision del dolor,dirigirte con paso firme a cambiar,reparar y hacer uno mismo lo que cree necesario.Gracias por ser asi un gran abrazo.Begoña S.

    ResponderEliminar
  4. Mi Capitán, una vez más has conseguido emocionarnos.

    Una singladura que deja sin lugar a dudas una grandísima huella!!

    Un fuerte abrazo.

    Raquel

    ResponderEliminar
  5. Aunque yo no comente al final de todas las singladuras, quiero que sepas Jesús que las leo todas en cuanto recibo el mail que anuncia la actualizacion.
    Con la singladura de hoy ya empiezo a vislumbrar como el Titanic se pudo cruzar en tu camino pero para saber si estoy en lo cierto o no, seguire leyendo todo cuanto escribas.
    Recibe un fuerte abrazo desde Córdoba de un "titánico"

    Rafael A. Armada

    o como me llaman algunos de mis compañeros titánicos, el "Thomas Andrews del S.XXI"

    ResponderEliminar
  6. Bien muchas felicidades, estamos formando una familia y eso me gusta.
    Animo.
    S.H.L.
    Granada.

    ResponderEliminar
  7. Querido capitán, tal y como dice SHL de Granada, estamos formando una familia en torno al Capitán del Titanic y eso, en estos tiempos, resulta francamente alecionador. Es muy bueno que la gente estemos hunidos en torno a un lider, y ese lider, aunque marino, es el Capitán del Titanic, todo un ejemplo de honestidad, esfuerzo, humildad y grandeza que tienes la virtud de contagiar.
    Estamos todos a tu lado. ¡A sus ordenes mi Capitán!
    Juan Andres Peiro.
    Ferrol (Galicia).

    ResponderEliminar
  8. Querido y admirado Jesús Ferreiro. Hoy la Virgen de Araceli, nuestra patrona cordobesa, me ha hecho un magnifico regalo. Hoy, por casualidad, y buscando fotografias del Titanic en internet, he encontrado tu Blog, por el cual te felicito, pero ahora comprenderas porqué me ha hecho un regalo.
    Supongo que te acordarás (aquí en Cordoba no lo olvidaremos jamás), aquel 23 de febrero del año 1997 (han pasado ya 15 años), cuando tu eras Regidor del Ayuntamiento de Castelló de Empuries, en la provincia de Gerona y organizaste un partido de futbol entre politicos, toreros, periodistas y policias municipales de Castelló y de Cordoba. ¿Te acuerdas cuando saliste al centro del campo de futbol del Arcangel todo abarrotado de público aplaudiendote puesto en pie?. ¿Verdad que te acuerdas con mucha emoción?.
    Espero que sí, estoy segura que si, pero como los lectores de tu Blog no saben a que me estoy refiriendo, les diré que ese año 1997, en el mes de febrero, los asaltantes de un banco, aquí en el centro de Cordoba, asesinaron a dos de nuestras policias municipales, campañeras mias, Marisol y Maria Angeles. Las dos dejaban niños pequeños...
    Y de repente apareciste tú, un Regidor de un pequeño Ayuntamiento de Cataluña, y organizaste un partido de futbol entre toreros, periodistas y politicos, contra un equipo de policias municipales de Castelló y de Cordoba (Ganaron los policias).
    El campo de futbol del Arcangel se llenó por completo y toda la recaudación fúe entregada a los hijos de las dos policias asesinadas por los atracadores del banco.
    Yo también era policia municipal, compañera de Marisol y Mari Angeles (ahora estoy jubilada) y quiero dejar aquí constancia de tu gran labor humana siempre acordandote de ayudar a los que más lo necesitan.
    Por eso, esta mañana, cuando he descubierto tu Blog, he dado gracias a la Virgen de Araceli por permitirme darte las GRACIAS a tí. Ten siempre presente que, aquí en Cordoba nunca nos olvidaremos de ti y de todo lo que hiciste por los niños de las jovenes policias municipales asesinadas. En nombre de sus hijos y de sus familias. Gracias Jesús, es un orgullo conocer a gente como tu.
    Un abrazo muy grande de todo Cordoba y muy especialmente de toda su Policia Municipal y muy especialmente mio.
    Lola E. O.

    ResponderEliminar
  9. Increible, estoy leyendo el comentario de Lola, la Policia Municipal de Cordoba y no me lo puedo creer. En serio Jesús, ¿como has podido hacer tantas cosas, y todas tan magnificas y humanitarias en una sola vida?. Todo parece una novela escrita por un genio y solo son retazos de una vida, eso si, una vida plena de acción y de devoción, pero solo una vida.
    Te envidio Jesús y me gustaria conocerte personalmente, avisas cuando vengas por Galicia y me acercaré a darte un abrazo.
    Emilia Costa Suarez.
    La Coruña.

    ResponderEliminar
  10. Hola capitán Titanic. Yo te escribo desde Cordoba, he leido la carta de Lola y tiene razón, yo tambien me acuerdo de aquel partido de futbol en el que hiciste jugar a Arenas, Finito de Cordoba, José María García, Mayor Oreja, etc etc. Yo, socio del Cordoba C.F. que cedió gratuitamente su estadio, nunca lo habia visto con tanta gente en sus gradas y otra cosa que se ha olvidado de comentar Lola, yo vivo al lado de una calle que desde aquel día se llñama calle de Castelló de Empuries, en honor a tu trabajo, a tu esfuerzo y a tu ilusión puestas en organizar ese partido de futbol en honor de los niños de las dos policias minicipales asesinadas por esos canallas de atracadores.
    Enhorabuena por tu trabajo capitán.
    Pepe G. Villanueva.
    Cordoba.

    ResponderEliminar
  11. Genial. Genial. Genial.
    Un abrazo.
    Claudia Herrero.
    Mallorca.

    ResponderEliminar
  12. Capitán Smith:

    Seguro que mi abuelo Pere, (sí, ese que en más de una ocasión también se vio agarrado a una tabla tras partirse su barco en dos), allá arriba en su océano celestial se habrá sentido infinitamente reconfortado por las palabras que Vd. dedica a los hombres de la mar que, como los toreros, también están hechos de otra pasta. Serán considerados de tercera clase los hombres de la mar, pero en nuestros corazones marineros viajarán eternamente en primera. Yo creo que, a pesar de los peligros de la mar, también son seres privilegiados por poder gozar de la infinita belleza y paz del océano-

    Un abrazo y gracias a Vd., Capitán

    Gloria

    ResponderEliminar
  13. Admirado capitán, que satisfación y que paz de esperitu da leer sus Singladuras y, es verdad, también los comentarios de las personas que, igual que yo, le admiran e intentan contagiarse de su fuerza, fisica y cerebral, para ayudar a los demás. Cada noche, antes de cerrar el ordenador, conecto con el Blog de El Capitán del Titanic y leo y vuelvo a leer todo lo que en él se escribe.
    Enhorabuena por escribir tan humanamente bien. Felicidades Jesús, sigua así muchos años.
    Un abrazo lleno de admiración de una "titanica" argentina que ahora vive en Madrid.
    Flor Ezquivel Alfonso.
    Buenos Aires / Madrid.

    ResponderEliminar
  14. Dios. Pero que grande eres mi capitan

    ResponderEliminar
  15. Mi capitán, estoy orgullosa de pertenecer a la tripulación de este magistral Titanic. ¿Supongo que no te quejarás de todos los que componemos esta tripulación?. Entre todos estamos ayudandote a recordar tus años mozos. Yo también deseo poner mi grano de arena y te recuerdo cuando estuviste aquí en Vigo para entregar los donativos ¡un millón de pesetas para cada huerfano¡, que entonces era mucho dinero, a cada uno de los niños hijos de los tripulantes del barco pesquero que se llamaba "Volverán" y que murieron todos en el naufragio. ¿Te acuerdas de lo abarrotado que estaba el teatro Garcia Barbón?. Fue un acto muy emotivo e inolvidable, sobre todo para aquellas desconsoladas familias.
    Gracias capitán del Titanic, aquí estamos todos tus tripulantes para ayudarte en lo que nos necesites.
    Un fuerte abrazo solidario y entrañable de
    Rosalía Sánchez Padrón.
    Vigo.

    ResponderEliminar